LA EXPOSICIÓN REGIONAL LEONESA DE 1876

10 de agosto de 2013

El otro día pasé por el Museo Arqueológico Provincial de León (o Museo de León) por un asunto relacionado con la tesis, y en la sección de Numismática ("El Monetario") de la exposición permanente me encontré con una medalla que llamó mi atención. Es un ejemplar idéntico a éste:

Ojo: El escudo de nuestra izquierda es el de España. (todocoleccion.net)

Tal y como nos cuenta la inscripción de la leyenda, fue acuñada con motivo de la Exposición Regional Leonesa de 1876, un evento del que no había tenido noticia hasta aquel momento. Picado por la curiosidad me puse a buscar información sobre aquella Exposición, y descubrí que fue un acontecimiento en la capital leonesa que llegó a tener repercusión en toda España. 

La Exposición Regional de León se inauguró el 20 de octubre de 1876, tuvo lugar en la capital leonesa, en el actual Parador de San Marcos, y fue organizada por la Sociedad de Amigos del País de León, con la sana intención de impulsar las letras, las ciencias y las artes. Dicha Sociedad redactó en marzo un reglamento con las condiciones para participar y la lista de premios (consistentes en medallas y diplomas), y se encargó de recoger los productos participantes desde mediados de septiembre a mediados de octubre. 

Sello y logotipo de la Sociedad Económica de Amigos del País de León.
La idea partió del Secretario, Máximo Alonso de Prado, el 4 de febrero, y fue recibida con entusiasmo por la Sociedad. Los principales responsables fueron Vicente Diez Canseco, y Juan Puyol y Marín, Presidente y Secretario General de la Sociedad respectivamente. Según Policarpo Mingote y Tarazona el "alma mater" fue el segundo, que logró embarcar a la Diputación, ayuntamientos, el Ministerio de Fomento e incluso al rey Alfonso XII. Es fácil imaginar que su intención era imitar a pequeña escala las sucesivas Exposiciones Universales que habían comenzado con la Gran Exposición de Londres de 1851, tal y como habían hecho otras exposiciones locales con anterioridad. Contó con un presupuesto de 89401 reales. 

Curiosamente, la "región" a la que alude el título se refería a las provincias de Oviedo, Lugo, Zamora, Palencia, Valladolid y Santander, es decir, las que eran limítrofes con la provincia leonesa, salvando la excepción de Orense. Sin embargo acabaron participando un total de 29 provincias, lo que nos va dando una idea de su éxito. 

Diseño de las medallas del evento. 
Los productos y objetos participantes se clasificaron en cuatro categorías llamadas "series":

-La Serie 1ª abarcaba las Ciencias y Artes Liberales, y contó con 144 expositores y un total de 789 objetos. 
-La Serie 2ª incluía Agricultura y Ganadería, con 353 expositores y 2596 objetos.
-La Serie 3ª estaba dedicada íntegramente a Industrias, con 239 expositores y 3249 objetos. 
-La Serie 4ª, Minerales y Artes químicas, con 84 expositores y 1975 objetos. 

En total, más de 800 expositores y de 8000 objetos, lo que constituyó un rotundo éxito para la organización. Todos ellos se dispusieron en las diferentes plantas del claustro y en las dependencias aledañas. 
Grabado de la Exposición en "La Ilustración Española y Americana" , realizado teniendo en cuenta los croquis del"Sr.Ozaeta" remitidos a la revista por Juan Puyol.  
LA EXPOSICIÓN REGIONAL LEONESA DE 1892

Hubo otra exposición regional en 1892, pero que debió ser un fracaso al menos en parte, ya que no obtuvo repercusión nacional, e incluso sus organizadores reconocieron que "no fue lo que algunos querían y lo que nosotros también anhelábamos", a pesar de que repartió "un número de recompensas bastante mayor que el que se adjudicó en la brillante Exposición que, en nuestra capital, tuvo lugar el año de 1876, y que tan gratos recuerdos dejó entre nosotros". Achacaban este decaimiento a que la Exposición,  "apenas nacida, se vio envuelta entre la bruma de tristes augurios, de desconsoladoras predicciones, de amargas desconfianzas, de recelos, de vicisitudes, de temores y de peligros que seriamente amenazaban su vida". 

En esta ocasión la organización no recayó en la Sociedad Económica de Amigos del País de León, sino, sencillamente, en "el pueblo de León". 

Diseño de las medallas: obsérvese el cambio en la leyenda en la de la derecha respecto a la anterior edición de 1876.
Todocoleccion.net

Todocoleccion.net

Uno de los diplomas de la Exposición de 1892.

TEXTOS EN LEONÉS DEL "GENERAL BENAVIDES"

5 de agosto de 2013

Nicolás Benavides Moro, más conocido como "el General Benavides", nació en La Bañeza el 7 de noviembre de 1883 y falleció en Madrid el 23 de noviembre de 1965. Fue a la vez militar e historiador y un erudito en varias materias, y ocupó importantes cargos durante la dictadura de Franco. Doctor en Derecho, también fue profesor de árabe.  Nicolás desarrolló una poesía ingenua y cultista que también nos sirve para conocer el ambiente cultural de la época. Entre sus múltiples intereses estuvo el leonés, y ello se reflejó en algunas de las composiciones del libro "Por mi tierra de León" (1920), tal y como menciona Nicolás Bartolomé en este artículo. Es una figura que, salvando las distancias, recuerda un poco a la de Cayetano Álvarez Bardón ("Caitanu"), el militar que fue el autor de los inolvidables "Cuentos en dialecto leonés".

Nicolás Benavides Moro, "el General Benavides".
Veamos tres ejemplos sacados de "Por mi tierra de León" que incluyen palabras, frases, expresiones y trazos gramaticales de leonés (imágenes extraídas del ejemplar digitalizado en esta página):

-"RETO"
En este texto de seis páginas el autor narra una discusión entre dos mozos, uno de Huerga de Garaballes y otro de Soto de la Vega, que parecen enfrascados en una sucesión de bravuconadas a raíz de las peleas que surgen en las fiestas de ambos pueblos. Los leonesismos no son especialmente abundantes, y se limitan al plano léxico. 







-"LA BISMA"
Este relato es el que más trazos de leonés tiene, abarcando el léxico y la estructura gramatical, e intentando imitar la que debía ser la "fala" de la época en la zona de La Bañeza. Narra las peripecias de un hombre que tiene una lesión y va a Astorga para que lo atienda el encañador o curandero conocido como "Carreto", que era muy famoso por aquel entonces. Tiene un marcado carácter humorístico, y abunda en esa retranca que en mi opinión los leoneses hemos ido perdiendo con el tiempo.

Primero os dejo este relato con un testimonio excepcional: la lectura que hizo del mismo el propio General Benavides en marzo de 1962, y que Ricardo García (de Radio Popular de Astorga) nos facilitó muy amablemente a Faceira hace unos días:



Y aquí el texto:




-"BANDO"
En un tono humorístico similar al anterior, el autor hace un trasunto de un bando municipal en el que el alcalde pide la colaboración de la gente del pueblo para buscar unos "güeis" que se le escaparon a un vecino.


Related Posts with Thumbnails